El Modelo PERMA de la Psicología Positiva habla de los cinco pilares sobre los que se construye el bienestar emocional, y son Emociones Positivas, Flow, Relaciones Positivas, Sentido Vital y EL Logro (las siglas no coinciden porque las originales son en inglés). Vamos a pararnos en cada uno de los pilares para entender mejor cómo aumentar nuestro nivel de bienestar.

EMOCIONES POSITIVAS

¿Qué Emociones Positivas conoces? Puedes hacer una lista, y si tiene menos de cinco elementos, echa un ojo a la Rueda de las Emociones  https://www.google.com/url?sa=i&url=https%3A%2F%2Fatiempoadicciones.com%2Frueda-de-emociones%2F&psig=AOvVaw34fV-H77bvMNF4SAWZschO&ust=1676313555659000&source=images&cd=vfe&ved=0CA8QjRxqFwoTCMiih-LQkP0CFQAAAAAdAAAAABAE

¿En qué momentos sientes esas emociones? Esta pregunta sirve para conocerte un poco mejor, piensa en esas actividades que realizas en que te sientes relajado, entusiasmado, alegre. Aunque todas las emociones son necesarias, nuestro cerebro está diseñado para que no dejemos pasar por alto ni un solo momento el miedo, el enfado y la tristeza, y, aunque las neurociencias siguen aportando estudios y datos al respecto, parece que unas emociones son más cruciales que otras en la supervivencia, nuestro cerebro prioriza la información desagradable porque puede entrañar mayor riesgo que la agradable. Pero las emociones positivas no están para sobrevivir, sino para vivir con más plenitud, de modo que el entrenamiento aquí lo que te aportará es más felicidad sin necesidad de que tus circunstancias externas cambien.

Flow

El estado de Flow es descrito en profundidad por Mihaly Csikszentmihalyi en su obra “Fluir. Una psicología de la felicidad”, se trata de un estado psicológico universal, es decir, que se da en todas las culturas, asociado al rendimiento cognitivo y físico en el que no hay emocionalidad, es un descanso para nuestro bullicio cerebral. Para conseguir este estado necesitamos realizar una actividad que nos absorba por completo, que requiera atención y concentración pero que no sea muy difícil ni tampoco demasiado fácil. También es importante que seamos testigos de cómo evoluciona ese trabajo que estamos realizando, y entonces pasa bastante tiempo sin que nos demos cuenta de ello. En ese transcurso de tiempo nos “olvidamos” de nosotros mismos para fluir con esa actividad que nos aporta ese refugio mental. Actividades donde podemos entrar en estado de Flow: pintar objetos, colorear dibujos, tocar un instrumento, leer, bailar, trabajar… cualquier tarea puede llevarte a fluir, excepto la multitarea.

RELACIONES POSITIVAS

“La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones” se lo escuché por primera vez a Tony Robbins, uno de los coaches con más experiencia del planeta, protagonista del documental “No soy tu gurú”. La Psicología Positiva también considera esto como un pilar del bienestar emocional, ya que los Homo Sapiens Sapiens somos seres sociales. Cultivar las relaciones que merecen la pena te aportará no sólo emociones positivas, sino esa conexión que te evita la soledad no deseada. Esto tiene unas reglas que nadie nos enseña, y para eso estamos los coaches y los psicólogos. En las relaciones positivas no todo vale, se trata de aprender cómo le gusta a la otra persona sentir amor o conexión y si eso es compatible con lo que tú quieres.

SENTIDO VITAL

Es el “para qué” de la vida. Encontrar un propósito en lo que haces que vaya más allá de ti mismo. Comprender la vida, el mundo, creencias de cómo encajamos y operamos en nuestra existencia.

El impacto del sentido vital en el bienestar psicológico es medido por Steger en el MLQ, un test de autoinforme. http://www.michaelfsteger.com/?page_id=13

Esta dimensión requiere de una actitud reflexiva, necesita que te hagas preguntas tal vez incómodas, como : Cuando mi vida esté llegando a su final, suponiendo que tengo la suerte de verlo venir, qué quiero sentir sobre mi paso por este planeta? Estoy viviendo conforme a esos valores ahora? El poder de este tipo de preguntas en valioso porque no disponemos de tiempo ilimitado, y si no estás siendo la persona que quieres ser, no hay mejor momento que ahora para empezar a hacer cambios.

EL LOGRO

En un estudio que hicieron Mauss et al. (2011) se analiza que si valoramos demasiado el “ser feliz” como estado emocional, puede tener efectos paradójicos en situaciones que, de hecho, son propicias para sentirnos felices. En un contexto favorable, si nuestras expectativas son muy altas, hay mucho más margen para la decepción, de modo que el resultado es menos felicidad.

Aquí la clave es poner el foco en el proceso más que en las metas. Esto significa que en el camino que recorres para lograr objetivos, te vas transformando en esa persona más valiosa, más capaz, más sabia, en definitiva, en esa mejor versión de ti. Aquí ser perfeccionista es como un castigo divino, de modo que revisa tus estándares si quieres tener bienestar emocional.

 

 

Foto de Markus Winkler: https://www.pexels.com/es-es/foto/papel-informacion-positivo-pagina-4072691/

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.